Recientemente Neftlix puso fin a Dark, una de sus historias más profundas y populares de los últimos años en la que sus creadores Baran bo Odar y Jantje Friese reunieron referencias de la filosofía alemana, teorías científicas sobre el tiempo, mitología griega y religión cristiana.

A lo largo de tres temporadas, Dark sigue la historia de cuatro familias que residen en un pueblo alemán llamado Winden, que depende de la energía nuclear para su desarrollo. Sin embargo, una serie de desapariciones será el detonante para desvelar las conexiones y misterios que unen a estas cuatro familias a lo largo del tiempo. 

Más allá de los mundos paralelos y los saltos temporales, la narración de Dark posee una gran virtud: rescata a las grandes figuras femeninas dentro de la mitología griega y la religión cristiana.

Si bien es cierto que dentro del imaginario griego y cristiano existieron mujeres dotadas de sabiduría, fuerza y coraje, como es el caso de las guerreras amazonas o las grandes diosas olímpicas, no se puede negar que la mujer dentro de la mitología no estuvo exenta de ser estigmatizada. Casos como el de Helena de Troya, Lilith, Eris o la misma Medusa, quien quedó reducida al papel de monstruo a pesar de haber sido la verdadera víctima de una violación perpetrada por Poseidón y la única que recibe el castigo de la diosa Atenea, son algunos ejemplos de un oscuro femenino altamente estigmatizado.

Así como existen estos mitos hay muchos otros y podemos ver que en la serie alemana se utilizan ciertos arquetipos de las diosas y heroínas griegas y cristianas para hacer una lectura reflexiva e invitar al público a reivindicar el papel de la mujer sabia, fuerte y luminosa en el pensamiento occidental.

Dark
Hilos para no perderse – Foto vía 8FLiX

Ariadna y su rol central en la victoria de Teseo

El mito de Teseo y el Minotauro es uno de los más conocidos dentro de la cultura griega. Ha servido de inspiración a diferentes autores, desde Borges en su cuento La casa de Asterión hasta la estadounidense Suzanne Collins con su famosa saga Los juegos del hambre.

En Dark, el arquetipo de este mito que ha recibido mayor visibilidad ha sido el de Ariadna, la hija del rey Minos y Pasifae en la mitología griega, de la que muchos se olvidan a pesar de su relevancia, porque sin ella Teseo probablemente no hubiera logrado derrotar a la bestia y resultar victorioso. En la serie, el personaje de Martha Nielsen sería Teseo, tanto en el mundo de Adam como en el mundo de Eva, mientras que Claudia Tiedemann podría representar a la verdadera Ariadna de esta historia.

Lejos de querer ser una pieza más en el juego de Adam y Eva, Claudia se rebela y busca una manera de vencer al destino que, en ambos mundos paralelos, ha determinado enferme de cáncer a su hija Regina.

Así como Ariadna sirvió de guía y apoyo a Teseo para derrotar al minotauro, Claudia será la heroína que tratará de descifrar el juego del tiempo para guiar a los héroes, Jonas Kahnwald y Martha Nielsen y, así, poner fin a un ciclo temporal interminable que evitará que se conviertan en sus propios monstruos: sus yo del futuro.

El destino y su relación con la mujer

De acuerdo con la mitología griega, las Moiras son la personificación del sino, el destino de los hombres. Se trata de tres hermanas: Cloto, Láquesis y Átropo; que se encargan respectivamente de hilar el hilo de la vida humana, medirlo y cortarlo.

En palabras de Hesíodo en su Teogonía: “Conceden a los mortales, cuando nacen, la posesión del bien y del mal y persiguen los delitos de hombres y dioses”. Estas poderosas divinidades eran respetadas y temidas tanto por los dioses como por los hombres.

Si bien en Dark no se hace mención directa a las Moiras, sí está presente el símbolo del destino y el hilo de la vida a través del personaje de Claudia quien sirve como devenir de la cosmogonía de la serie, incluyéndose a ella misma. Es a partir de ella que los personajes se encuentran con este destino ineludible y el hecho de que al mismo tiempo sea ella, quien se encargue de cortar con él, sirve de recordatorio de la importancia de la figura femenina en el destino de la historia. 

Dark
El paraíso no siempre es lo que parece – Foto vía 8FLiX

Adam y Eva: los dos culpables del eterno retorno

Tal y como en el cristianismo, Adán y Eva, dieron origen al pecado original. Jonas y Martha son responsables del apocalipsis y de que el ciclo se repita una y otra vez, tal y como le revela Claudia a Adam (Jonas del futuro) en el episodio final.

En la serie, Adam y Eva son dos caras de una misma moneda, responsables de acciones condenables en ambos mundos, que abarcan desde la manipulación de sus seguidores, el secuestro e inclusive el matricidio y el asesinato de sus parejas, permitiendo así que continúe el eterno retorno.

En Dark, casi todos los personajes son víctimas y victimarios. “Todos los humanos son culpables, ninguno merece el paraíso”, tal y como le asegura Adam a Noah antes de traicionarlo. Ninguno de los dos, Adam y Eva, son mejor que su contraparte y ambos son capaces de hacer lo inimaginable para alcanzar sus propios intereses.

Es así como este drama de Netflix lejos de ofrecer una visión estereotipada de la mujer, nos regala personajes femeninos reales y humanos que se encargan de recordarnos la complejidad femenina: son capaces de ser heroínas y villanas, al igual que los hombres, pues la maldad y la bondad no entienden de sexo ni género.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •