Hace unos fines de semanas amanecí con una tremenda contractura en el cuello. Y cuando digo tremenda, lo digo en serio. No podía…