Los hombres rotos son una epidemia, están en todas partes: en tu trabajo, entre tus amigos, en tu casa, son tu propio jefe…