No hay ningún hombre como Don, ni ninguna mujer como Peggy. Y es que todos somos Don o Peggy, o cualquiera de esos…