El primer capítulo de Masters of Sex es, perfecto.  No puedo adelantarme en el tiempo y decir de qué irá la serie pero viendo el piloto, puedo hacer algunas reflexiones con respecto al sexo y a las relaciones humanas.

No hay que pensar que hemos avanzado demasiado en el estudio del tema sexual; revisando el piloto de la serie -la cual está ambientada en los años 60- nos damos cuenta de que ahora más que nunca los presupuestos sociales, morales y tecnológicos nos quitan gran parte del disfrute sexual y, a su vez, las nuevas facetas tergiversadas de la supuesta libertad sexual siguen dejándonos con más dudas que respuestas.

image

Masters of Sex {Spoiler alert} muestra protagonistas muy disimiles en cuestiones de carácter pero con muy buena química en el espacio de trabajo. Hoy nos centraremos en el personaje femenino: una mujer que disfruta del sexo plenamente sin enamorarse pero que de la misma forma es tildada de fácil, de puta, como en muchos círculos de hoy en día sigue pasando. En el caso de la protagonista podríamos pensar que elude los lazos afectivos y el compromiso por la exaltación del deseo, debido a que vive en una época donde no se le daba espacio al desear, a diferencia de la actualidad donde ya es una práctica casi democratizada y, hasta podríamos pensar, que no es hedonismo si no banalidad.

No es casual que estas temáticas se desarrollen en nuevas series de TV cuando filósofos como Zygmunt Bauman y otros pensadores han desarrollado nuevas teorías a partir de los comportamientos de la sociedad contemporánea, en donde se evidencia no solo la falta de compromiso, si no al sexo por el sexo o la mediocridad de las relaciones.

Posiblemente hemos ganado libertades pero no aceptación o hecho conciencia de las mismas, quizás hemos descubierto que podemos abrir la boca para hablar de sexo libremente pero hemos forzado la máquina pensando que la libertad significaba follar como conejos sin tener en cuenta las relaciones con los demás o que apreciar el deseo conlleva cierto conocimiento individual y así, lograr “la conexión íntima entre sexo, erotismo y amor” como expresa Octavio Paz en su ensayo La Llama Doble.

Esperamos con ansias los próximos capítulos para observar el desarrollo de sus personajes principales basados en la biografía escrita por Thomas Maier, además de seguir indagando cómo una serie contemporánea usa referentes del pasado para hacernos empatizar en la actualidad.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •