A principios de siglo, Alejandro Amenábar redirigió el género con Los otros, donde una Nicole Kidman madre arrasaba en la taquilla mientras era desquiciada por sus propios fantasmas. Los otros traía un nuevo relato, ya no era la fragilidad femenina contra la territorialidad o el poder de lo masculino. El terror podía ser femenino.

El terror de lo intrínseco femenino reinaba, las mujeres ya no eran mártires de otros, podían serlo de ellas mismas e, inclusive, ellas -también- podían ser las victimarias. No es de extrañar que en el libro La Reina del grito (Blackie Books, 2020), Desirée de Fez analice nuestros miedos como mujeres desde el reflejo del terror.

Los personajes femeninos y, sobre todo, la presencia de mujeres en la industria cinematográfica ha cambiado el relato del terror al dirigir, producir y contar con nuevas voces que redefinen el género. Las nuevas narradoras y directoras piden al espectador romper con el relato hegemónico del terror: cambian la conversación al invertir los personajes o crear estructuras narrativas inestables que conectan con estas nuevas propuestas a través de imágenes en movimiento.

Aquí una lista para empezar a gritar:

 

Trouble Every Day, Claire Denis

Si usáramos la sangre como metáfora. Trouble Every Day ¿es una película de vampiros o película de caníbales? Un poco de ambas, o ninguna al mismo tiempo. Claire Denis logra infiltrarse en el género de terror porque se mantiene fiel a todas sus pasiones: su “vampiro” escapa a todos los estereotipos, es un naturalista. El deseo sexual es carne y la carne se come.

Si nunca le has tenido miedo al sexo y al deseo pues…prepárate.

 

Prevenge, Alice Lowe

Estás embarazada y tu bebé te habla. Todo parece amor hasta que te ordena matar porque sino él te mata a ti. Alice Lowe como buena británica se basa en el humor negro inglés para contar esta historia de terror, que más que gritos podría hacerte morir a carcajadas o hacerte pensar en la metáfora: los sacrificios de la maternidad.

 

A Girl Walks Home Alone at Night, Ana Lily Amirpour

Una vampira que patina toda la noche y mordisquea cuellos. La película más hipster de los 2000. En blanco y negro. El primer spaguetti western de vampiros iraní en el mundo. Una exploración del cine noir en el siglo XXI.

¿Tengo algo más que decirles para que vean esta película? No, veánla.

 

Culture Shock, Gigi Saul Guerrero

Gigi Saul Guerrero reflexiona sobre la migración latina desde la complejidad del mismo hecho. No es acaso el cruce de la frontera México – Estados Unidos un pasaje tenebroso. La actriz mexicana Martha Higareda interpreta a una mujer embarazada e indocumentada que intenta cruzar la frontera en un momento enrarecido.

Culture Shock es parte de la serie Into the Dark de Hulu y en ella se encuentran elementos de The Twilight Zone,  The Stepford Wives o Pleasantville: la simple realidad de la situación para contar una historia donde el la persecusión del sueño americano queda expuesta: no sirve de nada.

Una película sobre el terror de lo real, la despersonificación y las violencias invisibles.

 

As Boas Maneiras, Juliana Rojas y Marco Dutra

Un hombre lobo comienza un romance con una mujer solanmbula en pleno Sao Paulo. La relación continua y la mujer se embaraza. Un trágico sucedo deja al bebé mestizo a cargo de una niñera que no sabe muy bien cómo lidiar con eso. Una historia que parece La caperucita roja con Un hombre lobo en París sin saudades de bossa nova.

Good Manners es una metáfora sobre lo monstruoso de los prejuicios y las diferencias sociales.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •